Meditacion como tecnica para volver el bienestar a tu vida

Meditación: 10 principios que debes poner en práctica

El mundo de hoy está lleno de situaciones estresantes que afectan el bienestar físico, mental y espiritual de las personas. Hay eventos que comprometen el buen funcionamiento de la vida en sus distintos ámbitos: familia, trabajo, universidad. En consecuencia, muchas personas buscan soluciones para adaptarse y superar estos desafíos. Por ello, te invitamos a conocer los beneficios de practicar la meditación.

 

¿Por qué es necesario incluir la meditación en tu vida?

 

Hoy más que nunca las emociones fluctúan diariamente entre la insatisfacción, el miedo, el estrés y la ansiedad. No importa cuál sea tu edad, ni tu condición económica o social, debes estar preparado para proteger tu salud mental. 

 

La meditación es una de las alternativas que tienes a disposición para que logres reestablecer tu bienestar mental. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, en el mundo hay más de 600 millones de personas que padecen de algún tipo de problema como estrés, ansiedad y depresión, entre otras.

 

El estrés en pequeñas dosis actúa como un mecanismo que te impulsa a buscar solución a los problemas. Pero cuando el desafío es muy grande, este mecanismo de defensa puede afectar tu mente y tus emociones; como resultado se limitará tu capacidad para pensar de manera objetiva y hará que tomes malas decisiones. 

 

La buena noticia es que puedes apoyarte en la meditación para reestablecer tu tranquilidad mental, tu bienestar físico y espiritual.

 

¿En qué consiste la meditación?

 

Según el diccionario de Cambridge consiste en el acto de enfocar la mente en una sola cosa. Puede ser un ritual espiritual, un pensamiento o actividad. Meditar, además de enfocarse, implica relajarse y reflexionar.

 

Su propósito es ayudar a cambiar la percepción distorsionada que tiene una persona alterada por las emociones que vive. La meditación te llevará a un estado de conciencia plena que te permitirá ver la realidad tal y como es. Así, la confusión que nos impulsa a buscar la felicidad en donde no existe desaparecerá.

 

¿Qué dice la ciencia sobre los beneficios de la meditación?

 

Todas las investigaciones señalan que su práctica constante optimiza la calidad de vida en general. Por ejemplo:

 

 

Si buscas iniciarte o profundizar en la técnica, te invitamos a que sigas las siguientes pautas para que obtengas el mayor beneficio.

 

10 Pautas que te harán sacar el mayor provecho a la meditación

 

1. La regla al vestir es la comodidad 

 

La meditación es un encuentro con tu mundo interior. Por lo tanto, la forma en que te vistes no debería impedir que tengas buenos resultados. Sin embargo, es evidente que, si la ropa te causa molestias, puede afectar tu capacidad de concentración. La comodidad es el criterio que debe prevalecer para que meditar sea un proceso agradable. Una recomendación, procura disponer de ropa y calzado no muy ajustados a tu cuerpo.

 

2. No meditar luego de un gran banquete

 

Al meditar te sentirás mejor en la medida que tengas menos molestias sensoriales. Cuando se ha comido en exceso la digestión desencadena procesos que pueden provocar somnolencia, además disminuye tu capacidad de atención. De manera que, tener una alimentación ligera es lo aconsejable antes de meditar.

 

3. No hay mejor momento para meditar que el presente

 

No existe una hora del día que resulte más propicia que otra para meditar. Por tanto, está en tus manos elegir el momento adecuado para que busques llegar a la conciencia plena; ese instante cuando eres capaz de experimentar el momento presente. La práctica continua de la meditación te ayudará a lograrlo, sin importar la hora a la que lo intentes. Solo considera programar tu práctica cuando sientas la necesidad y tengas tiempo libre para ello; así evitarás luchar contra tu propio cansancio y tu agenda personal. 

 

4. El lugar más acogedor para la meditación está en tu interior

 

No hay lugares que puedan aquietar tus pensamientos. Si estás angustiado o estresado tendrás dificultad para fijar tu atención en cualquier sitio donde estés. Aunque es deseable estar en un lugar tranquilo y acogedor para meditar, no garantizará un cambio en tu mente. Una pauta de la meditación es no preocuparse por aquello que está fuera de nuestro control, por ejemplo, el entorno. Entonces lo mejor es aprender a aceptar, adaptarse a las circunstancias y a partir de allí construir tu bienestar mental.

 

5. La práctica frecuente de la meditación incrementa tu bienestar

 

Si quieres cosechar los frutos de esta práctica debes convertirla en un hábito. Al principio puede ser difícil, pues el cerebro está preparado para inventar excusas. Lo aconsejable es que practiques de manera regular, por lo menos 3 o 4 veces por semana. De esta forma, podrás observar con prontitud algunos de los beneficios que te esperan. Algunos de ellos son calmar la mente, reducir el estrés e incrementar tu bienestar en general.

 

6. Mantén una postura corporal equilibrada

 

Para practicar con éxito la meditación debes evitar las posturas corporales que pueden hacer que decaiga la atención. Esto sucede cuando adoptamos una postura que nos causa fatiga o dolor. Es aconsejable mantener la columna siempre erguida. Así que puedes meditar sobre un cojín, una silla o acostado. Sin embargo, no debes permitir que la comodidad te saque de la atención plena y te sumerja en el sueño.

 

7. La atención y no la respiración es la clave 

 

Meditar se trata de enfocar la mente, reflexionar y experimentar el presente. La respiración ayuda a este fin. A través de su control podrás poner la atención en el “aquí y ahora”, pues lograrlo te exigirá enfoque y concentración. Anclar la respiración permite ralentizar los pensamientos; de ahí que sea un vehículo, mas no un fin en sí mismo dentro de la práctica de la meditación.  

 

8. Incorpora las distracciones 

 

El entorno en que vivimos ofrece una gran cantidad de estímulos a los sentidos: ruidos, cambios de temperatura, olores e incomodidades. Por lo que es poco realista pensar que siempre disfrutarás de un ambiente de tranquilidad. Lo importante en la meditación es mantenerte enfocado. Si un ruido te perturba puedes fijar tu atención plena en él. Cuando pones esto en práctica el estímulo deja de ser perturbador, lo aceptas y la distracción desaparece poco a poco. 

 

9. Para que la meditación funcione se requiere disciplina 

 

Meditar no es una práctica que pueda tomarse a la ligera. Si no reconoces su valor es casi seguro que en poco tiempo perderás el interés. Como toda disciplina, requiere que le dediques tiempo. Trata de escoger un hábito de meditación que funcione para ti. Empieza con metas realistas: sesiones cortas de 5 a 10 minutos que podrás ir incrementando paulatinamente. Combina la práctica meditativa con la lectura de textos que te ayuden a comprender mejor de qué va esta disciplina. 

 

10. Siempre demuestra autocompasión

 

El entorno y las situaciones de la vida cambian de manera constante. Algunas ocasiones te facilitarán prácticas más cómodas y placenteras, mientras que otros momentos serán un verdadero desafío. En esos días demuestra autocompasión, reconoce tus límites y muéstrate amable contigo mismo. 

Hay muchas cosas que puedes hacer para mantenerte motivado y comprometido con tu bienestar mental; por ejemplo, leer sobre los beneficios de la meditación, invitar a un amigo que se esté iniciando, ver una película edificante, entre otras.

Las 10 pautas que acabas de leer describen los elementos previos que debes considerar para una práctica efectiva de la meditación. Si te mantienes motivado y te ejercitas en esta disciplina, los beneficios estarán a tu alcance y habrás dado un gran paso por tu bienestar integral.

Entonces, no esperes más y haz que la meditación forme parte de tu vida.