Princpales acciones para cuidado del medio ambiente

Principales acciones para el cuidado del medio ambiente

El cuidado del medio ambiente es responsabilidad de todos, pero tú, como integrante de la sociedad, puedes marcar la diferencia. Se trata de aportar tu granito de arena desde el lugar en el que te encuentres para conservar el planeta.

 

 

De esta manera, no solo contribuyes a mejorar la calidad de vida de cada una de las personas que habitamos este lugar, sino que aportarás para un futuro más sostenible. ¿Cómo puedes lograrlo? Solo necesitas cambiar algunos hábitos de vida y adaptar nuevas actividades de forma progresiva a tus rutinas diarias.

 

Acciones para el cuidado del medio ambiente

 

La conservación del ambiente abarca el cuidado de todos los recursos naturales: los animales, las plantas y los ecosistemas. Todos son elementos esenciales para vivir, por lo que es importante adoptar un estilo de vida verde. Por ello, es necesario emprender diferentes acciones que por sencillas que parezcan, generarán grandes resultados.

 

Desde actividades como usar el transporte público para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2), hasta las que contribuyen con el ahorro económico como reciclar, deben estar encaminadas a minimizar el deterioro del ambiente.

 

Aquí tienes las principales acciones para el cuidado del medio ambiente que puedes realizar de manera muy fácil.

 

 

Consume productos con certificación ecológica

Los productos que sean de producción ecológica garantizan el cuidado del medio ambiente. La producción de algunos alimentos no afecta negativamente al planeta, además resultan siendo más saludables. Un ejemplo de estos son todas las variedades de verduras naturales que no requieren ser procesadas.

 

También, productos certificados que no contaminan ríos ni lagos con el vertido de solventes y pesticidas de producción industrial. Un ejemplo es el algodón ecológico que se produce en campos fértiles libres de herbicidas, fertilizantes sintéticos y pesticidas.

 

Su hilado se hace sin químicos tóxicos, por lo que no requiere grandes cantidades de agua para su fabricación. Además, es producido con tecnología ecológica por lo que su uso puede disminuir el nivel de contaminación que genera la industria textil.

 

 

Usa el transporte público

Se estima que aproximadamente la mitad de la contaminación por emisiones totales de CO2 provienen del transporte. Y lo peor es que la mayor parte se produce en actividades cotidianas como ir de la casa al trabajo. Para reducir la contaminación, y contribuir al cuidado del medio ambiente, puedes hacer uso del transporte público.

 

Así, cuando vayas al trabajo puedes optar por elegir una ruta de transporte que pase cerca o utilizar otras estrategias. Por ejemplo, compartir un auto entre varios compañeros de trabajo, tal vez comprar un modelo de carro eléctrico o usar una bicicleta.

 

Además, busca reducir los trayectos. ¿Cómo puedes hacerlo? Realiza actividades de manera digital como las compras y pagos online.

 

 

Apaga la luz en los espacios sin uso

Esta es una acción que, además de contribuir con el cuidado del medio ambiente, te permite ahorra dinero. Por ejemplo, los espacios que no tengas en uso deben permanecer a oscuras para evitar el gasto energético innecesario. De igual manera, sustituye los bombillos por unos de bajo consumo en toda tu casa. No solo lograrás ahorrar energía, sino que estos durarán 10 veces más.

 

Con esto reduces la huella de carbono que cada uno deja en el planeta y ayudas a minimizar la explotación de los recursos naturales. También, puedes optar por utilizar aplicaciones que te ayuden con la labor. Han sido diseñadas para analizar el gasto energético en tu hogar, por lo que te ofrecen mejoras en tus hábitos diarios de consumo.

 

 

Ahorra agua

Hay actividades que consumen mucha agua como regar el jardín o lavar el auto. Por esto, es necesario disminuir la cantidad de agua que usas en ellas para ahorrar al máximo. Una de las acciones que puedes considerar para controlar el consumo es utilizar un balde en vez de la manguera.

 

Otra es instalar en el jardín un sistema de riego por goteo que suministra el agua a las plantas directamente. Este es tan eficaz para el cuidado del medio ambiente que consigue ahorrar hasta un 60 % el gasto.

 

 

Lava los platos en el lavavajillas

Usar el lavavajillas no solo te hace la vida más fácil, sino que te ayuda al cuidado del medio ambiente. Es un electrodoméstico que reduce significativamente tanto el consumo de agua como el gasto energético.

 

Si lavas los platos en el lavavajillas, el consumo de agua puede disminuir, sobre todo, si lo usas con la carga completa y optas por un modelo verde. Estos cuentan con ciclos de lavado ecológico que utilizan en cada uno menos de 10 litros de agua.

 

 

Consume alimentos de temporada para el cuidado del medio ambiente

Los alimentos que no son de temporada reflejan un incremento de la energía de producción, más si tienen larga duración. Mientras que los locales y de temporada utilizan menos energía durante su cultivo y transporte. Esto se traduce en menos emisiones al ambiente y en un impacto directo en la conservación de recursos naturales.

 

Por ejemplo, abril es temporada de aguacate, kiwi, piña, plátano, ciruelas, frambuesas entre otras frutas y verduras que se pueden consumir. Además, es necesario que hagas cambios en tu dieta; más frutas y verduras y menos carne también contribuyen al cuidado del medio ambiente.

 

 

Recicla y reutiliza

Esta es una de las acciones más importantes para el cuidado del medio ambiente, sobre todo porque hace parte del Programa para el Medio Ambiente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). La organización mundial busca minimizar los residuos plásticos que acaban en el océano y ponen en peligro la vida marina.

 

Entre las acciones que puedes implementar desde tu casa está el uso de bolsas de tela reutilizables para hacer compras. Según la ONU, esto minimiza los 500.000 millones de bolsas plásticas anuales en todo el mundo y el impacto tan negativo que causan.

 

Otra forma es evitar el consumo de alimentos que se encuentren en envases plásticos. Para esto, puedes tener tu botella personal para el agua y llevar siempre contigo un envase para otras bebidas.

 

Simplemente se trata de adquirir el hábito de reutilizar. Además, recuerda contribuir al reciclaje con la separación de tu basura entre metal, vidrio, papel, plásticos, orgánicos y pilas, ya  que esto también constituye otra forma de cuidar el planeta.

 

 

Planta un árbol en tu jardín o en tu comunidad

La plantación de árboles protege los ecosistemas y ayuda en gran medida al cuidado del medio ambiente. Tener uno en tu casa contribuirá en atrapar las emisiones de CO2 y por ende minimizar sus efectos. Producen un impacto positivo, ya que proporcionan oxígeno, refrescan los ambientes de tu casa y hasta mejoran tu salud mental.

 

En caso de no tener jardín, puedes optar por apoyar campañas de plantación de árboles en tu comunidad o de un manejo forestal más sustentable. Son clave para reducir el calentamiento global y purificar el aire de la ciudad para que sea de mayor calidad.

Como puedes ver son acciones prácticas y sencillas de aplicar con las que puedes contribuir con el cuidado del medio ambiente. Las decisiones personales como colectivas ayudarán a preservar la vida en el planeta. Te invitamos a que hagas parte de todas aquellas iniciativas que buscan generar cambios. ¡Entre todos podemos marcar la diferencia!