La pieza clave para el bienestar de mente y cuerpo es la actividad física

Actividad fisica clave para bienestar de mente y cuerpo

La pieza clave para el bienestar de mente y cuerpo es la actividad física

¿Recuerdas cuándo fue la última vez que hiciste actividad física? Si sueles hacer ejercicio con regularidad, ¡vas por el camino correcto! Si no lo practicas habitualmente, no te preocupes; nunca es tarde para iniciar una vida saludable. 

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un cuarto de la población está expuesta a riesgos por falta de actividad física. Incluso, este organismo señala que las mujeres tienen un riesgo aún más alto en comparación con los hombres.

 

Así las cosas, debes saber que mantenerte activo es clave para continuar con el desarrollo normal de los quehaceres del día a día. Además, mejorará la capacidad de administrar tu energía y no perderás tu independencia. 

 

Los beneficios de la actividad física

 

Antes de comenzar, debes saber que la actividad física es todo aquello que implica movimientos en tu cuerpo. Estos implican gasto de energía, que es consumida al utilizar tus músculos.

 

El ejercicio es una parte de la actividad física que, como el juego, el trabajo y las actividades recreativas, también suponen movimientos corporales y esfuerzo de tu parte. 

 

Tú tienes el poder de cuidarte a través de la práctica de actividad física. Por ello, te contamos sus beneficios para la salud y cómo impacta positivamente en el bienestar de tu mente y cuerpo. 

 

Asimismo, te compartimos algunos consejos para que empieces a ejercitarte regularmente en casa, en el gimnasio y al aire libre. ¡Comencemos!

 

Mejora tu sistema vascular con actividad física

 

La actividad física influye positivamente en tu circulación sanguínea. También promueve la normalización de tu tensión arterial y de tu frecuencia cardiaca.

 

Si decides hacer ejercicio con frecuencia, reduces el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares como infartos, anginas y alta presión arterial.

 

La actividad física fortalece tu sistema respiratorio

 

Al hacer ejercicio mejoras la elasticidad pulmonar y aumentas tu capacidad vital de oxígeno, es decir, aprovecharás mejor el aire que respiras. También aumentará la fuerza y resistencia de tus músculos respiratorios.

 

Si bien la actividad física es vital para el sistema respiratorio, también es muy importante cuidar tus pulmones. Evita el consumo de tabaco y deja que tu cuerpo alcance su verdadero potencial. 

 

Fortifica tu sistema locomotor con actividad física

 

Algunos deportes te pueden ayudar a retrasar la descalcificación ósea y promover el fortalecimiento de tu masa muscular. 

 

Si te ejercitas con regularidad no solamente comienzas a corregir tu postura. También se reducen tus dolores caporales y recuperas la movilidad de tus articulaciones afectadas.

 

Reduce las probabilidades de obesidad con actividad física

 

Según datos de la OMS, la obesidad se ha triplicado en todo el mundo desde 1975. Pero no te alarmes, porque si practicas actividad física podrás evitar ser parte de estas cifras. 

 

El ejercicio quema calorías, lo cual previene el exceso de peso y mantiene saludables a quienes lo practican

 

Entre más intensa sea la actividad, más calorías se queman. Sin embargo, es importante que tengas en cuenta que la clave es un adecuado balance entre la dieta y el ejercicio.

 

Ayuda a controlar la diabetes

 

Uno de los beneficios para la salud que trae consigo el ejercicio, y que no es uno de los más mencionados, es el control sobre la diabetes.

 

La actividad física es un pilar fundamental en el tratamiento de la diabetes mellitus, incluso en su prevención

 

Gracias al ejercicio se reduce el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y en personas diabéticas se controla los niveles de glucosa. 

 

La actividad física como pilar en la salud mental

 

Estudios de la Asociación Estadounidense de Psicología aseguran que hacer ejercicio puede mejorar la salud mental, pues este ayuda al cerebro a manejar mejor el estrés. 

 

Seguramente te sorprenderá saber que la actividad física también combate la ansiedad y la depresión. Esto se ve reflejado en los altos niveles de autoestima de quienes deciden hacer ejercicio. 

 

La actividad física aumenta la energía

 

El ejercicio te brinda más fuerza y resistencia. Gracias a este se liberan más nutrientes y oxígeno a todo tu cuerpo, con lo cual tus sistemas trabajarán mucho mejor.

 

Gracias a ello, órganos como el corazón y los pulmones funcionan de manera más eficiente y te brindan energía extra para afrontar tus jornadas.

 

¡Gran noticia!: la actividad física te ayuda a dormir mejor

 

¿Tienes inconvenientes para conciliar el sueño? La solución a tus problemas es el ejercicio regular, el cual permite que descanses mejor y tus sueños sean mucho más profundos.

 

Sin embargo, es aconsejable que limites la actividad física que hagas justo antes de ir a la cama. Evita activarte en exceso antes de dormir y ten un descanso placentero.  

 

Tipos de actividad física: para todos los gustos y capacidades

 

Seguramente te estás preguntando qué tipo de actividad física debes llevar a cabo. Si bien es cierto que el nivel varía en función de tu edad y tu estilo de vida, es recomendable practicarla en todos los casos. 

 

Para mantener óptimos tus niveles de salud, la OMS recomienda 30 minutos de actividad física moderada durante 5 días por semana. 

 

Pero ¿qué puedes practicar? Ya te hemos mencionado el ejercicio y el deporte como pilares de la actividad física. Sin embargo, existen opciones divertidas, útiles y prácticas para cumplir con tu cuota diaria.

 

  • Actividades recreativas.
  • El baile y la danza.
  • Tareas domésticas diarias.
  • Pausas activas en el espacio laboral.
  • Caminatas al aire libre. 

 

Actividad física: la pieza clave de tu bienestar

 

Cualquier momento es el indicado para empezar a adoptar hábitos saludables, como hacer ejercicio y practicar algún deporte. ¿Te preocupa tu edad? ¿No cuentas con tiempo ni suficiente motivación?

 

Nada es excusa cuando se trata de abandonar el sedentarismo, pues lo que está en juego es tu salud. 

 

Te compartimos 5 consejos para tener en cuenta antes de comenzar a hacer actividad física en tu casa, en el gimnasio o al aire libre.

 

  • Acude a tu médico de cabecera. En función de tus necesidades, podrá recomendarte qué tipo de actividad se ajusta mejor a tus necesidades, capacidades e intereses. 
  • No veas al ejercicio como una obligación. Cada vez que lo hagas, piensa que es un momento placentero que te trae bienestar.
  • Siempre debes calentar antes del entrenamiento. Así aumentas progresivamente tus pulsaciones y la presión sanguínea.
  • Lleva a cabo de manera suave y controlada cualquier ejercicio o deporte que decidas hacer. Aumenta la intensidad con el paso de los días. 
  • Acompaña tus ejercicios con una dieta balanceada. Consume frutas y verduras, y evita alimentos muy grasosos o altos en calorías.

 

Prevenir quebrantos de salud y asegurar el bienestar de tu mente y cuerpo es una tarea que depende de ti. En tus manos y cuerpo está prevenir y mejorar tu calidad de vida.

 

No lo pienses más, ¡hoy es un gran día para que comiences a hacer actividad física!